Saltar al contenido

El Desayuno

Un desayuno equilibrado es fundamental para niños en edad escolar ya que contribuye a un reparto más armónico de las calorías a lo largo del día y proporciona, además, una ración de seguridad de muchos nutrientes especialmente importantes en el periodo escolar, época de gran crecimiento y desarrollo.

El desayuno te aporta la energía que necesitas para afrontar un nuevo día. Saltarse el desayuno está asociado con la disminución de la actividad física.

¿Cómo Hacer que un desayuno sea equilibrado?

El desayuno debe suponer entre el 20 y el 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día. Para que sea equilibrado, deben estar representados como mínimo los siguientes grupos de alimentos: lácteos (leche, yogur…), frutas y cereales (pan, tostadas, cereales de desayuno, galletas…). Aparte de estos, también pueden participar otros alimentos, como derivados cárnicos y dulces, en cantidades moderadas.

Galletas, cereales: Proporcionan hidratos de carbono que aportan energía, vitaminas y minerales. Los cereales integrales aportan, además, fibra.

Lácteos: Contienen proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).

Frutas: Aportan hidratos de carbono, agua, vitaminas, minerales y fibra.

Top